fbpx

NUESTRA HISTORIA

En 1984, Tom de Vries inició Crossroad Instituto Bíblico (ahora llamado Crossroads Ministerio Carcelario) junto con los miembros de su familia y su círculo de amigos en la iglesia. Al principio Tom fue un agente de bienes raíces y después se convirtió en un vendedor de autos el cual tenía una pasión por el ministerio carcelario.

 

Mientras Tom servía a los hombres tras las rejas, notó que estaba ocurriendo un evangelismo sólido. Pero él creía que estos hombres necesitaban algo más que la decision de seguir a Jesus. Él quería que se convirtieran en discípulos de Cristo, y que aprendieran lo que significa seguirlo y servirlo en sus circunstancias actuales.

 

Con ese fin, Tom empezó a reunirse en la cárcel de Kent County con los mismos hombres cada semana, para crear una relación de mentor con ellos a largo plazo. Dentro de poco, él se desanimó. Como los que han trabajado en un ministerio carcelario saben, los traslados ocurren de repente y frecuentemente. Tom regresaba a la cárcel para reunirse con sus estudiantes solo para descubrir que se habían ido.

 

El hermano de Tom, Jim, todavía recuerda aquel viernes cuando Tom regresó a su oficina con una mirada determinada en su rostro. Tom dijo: “¡Tengo que encontrar una manera de mantenerme conectado con mis muchachos!”

 

Entonces los hermanos Vries se propusieron buscar una solución. Finalmente decidieron crear estudios bíblicos que pudieran usarse para el discipulado por correo. Crearon un equipo de voluntarios para revisar las lecciones de estudio bíblico completadas por las personas privadas de su libertad y para escribirles cartas de aliento. El programa podía seguir a los estudiantes en el programa porque se hacía a través del correo. No importaba cuantas veces los trasladaban. 

 

A lo largo de los años, Crossroads ha crecido en manera exponencial, con centros de extensión en  más de veinte países y una presencia en cada estado de EE.UU.

 

En 2015, Lisa Blystra asumió el liderazgo del ministerio. Ella y su equipo están renovando el enfoque de Crossroads en equipar a la Iglesia para estar en relaciones que cambian vidas con hombres y mujeres privados de su libertad. Lisa cree que si la Iglesia realmente acepta su llamado de cuidar a aquellas personas privadas de su libertad, pues las prisiones y las iglesias serán restauradas a través del Evangelio.

Loading...